Acumulando dorsales desde el 2009

Confieso que a pesar de ser bastante parco en cuanto a acumular cosas en casa en lo que se refiere a dorsales no me puedo resistir. Ocupan una carpeta en mi archivador y así va a seguir siendo. Y si tengo que ampliar, pues se ampliará. Hoy he extendido todos los que conservo y la verdad es que ya dan para una buena alfombra. Supongo que no pararé hasta que pueda ordenarlos consecutivamente a ver hasta dónde llego.

Creo que en el fondo no son tantos aunque he desempolvado más de 80, no cuento los que he perdido o tirado ni las competiciones que he hecho con el dorsal propio de la Federació de Triatló, así que deben superar de largo el centenar. Seguro que hay quien piensa que son pocos y otros demasiados. La clave  en cualquier caso está en que he disfrutado mucho llevándolos y aunque en algunas competiciones haya sufrido más de la cuenta creo que no recuerdo ninguna de ellas en la que me haya arrepentido de tomar la salida. Y ahí quedan mis crónicas para dar fe de ello.

Muchos kilómetros llevamos ya en las patas desde mi reencuentro competitivo en el 2009 en la Cursa dels Bombers de Barcelona. Si ni siquiera tenía barba… Aunque las patillas y la chivilla ya estaban ahí. Y aquí sigo, escribiendo el blog, entrenando, compitiendo y por qué no decirlo, siendo un paquete (risas). Este paréntesis ha quedado muy entrevista de prensa escrita, lo sé. Incluso puede que no haya reído, pero imaginadlo.

Acumulando dorsales desde el 2009

Espero seguir acumulando dorsales durante mucho tiempo. Por cierto que hoy 4 de febrero ha caído otro, en el Duatlón por equipos de El Prat. Ha sido de esas carreras épicas. Lluvía, viento, barro y frío… Pero la crónica la dejo para la próxima entrada, cuando recopile unas cuantas fotetes por ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *