Acumulando que no es poco

Poco a poco voy pillando el ritmo a los entrenos. La rutina semanal y prácticamente diaria va encontrando huecos donde antes no los había. Y también la fuerza de voluntad. Tanto cabeza como músculos van desentumeciéndose de su largo letargo y empezando a planear juntos sus primeros lances competitivos. A la vez los primeros gramos de lastre acumulado se van quedando en las cunetas, caminos y piletas pero a un ritmo infinítamente más lento de lo que se aferraron a mi cuerpo. Es lo que tiene el metabolismo cuando se trata de eliminar reservas de energía acumulada en forma de grasa. La genética humana parece que aun no se ha adaptado al rápido desarrollo en materia alimenticia de la sociedad occidental y todavía añora tiempos pretéritos en los que nuestro exceso de peso podría ser garantía de supervivencia en épocas de hambruna. Se resiste a perderlo igual de rápido de lo que lo ganó. Por si acaso…
Voy rozando las 8-10 horas de entreno semanal y tocando las tres disciplinas. Aún todo es un poco caótico y de momento me conformo con sentirme un poco mejor sesión tras sesión y cabando nuevos cimientos deportivos con una cuchara. Pero mejor, voy mejor.

Un comentario sobre “Acumulando que no es poco

  • el 1 abril, 2014 a las 17:40
    Permalink

    Pues ya es entrenar 8 a 10h semanales y aun siendo caótico todo es sumar y avanzar, me alegro mucho.
    Animo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *