Agujetas de nadar

Hacía tiempo, mucho tiempo, tanto que ni lo recuerdo que no tenía agujetas de nadas. Pequeñas molestias musculares que no son fruto de haberme pasado los días haciendo metros y más metros sin parar. Todo lo contrario. Acumular simplemente lo mismo que hace unos meses era la rutina semanal ahora se ha traducido en agujetas que poco a poco ya van desapareciendo hasta que ya cueste mucho más volver a sentirlas de nuevo simplemente porque el cuerpo empieza a acostumbrarse.

Volver a sentirlas me hace sentir contento. Notar que estoy trabajando y que todo se empieza a engrasar y a funcionar. Bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *