Apuntado al Wild Wolf de Tarragona, buscando la chispa

Como ya conté en mi última crónica, la del frustrado triatlón de Andorra que al final fue duatlón, estoy falto de competición durante esta temporada. Apenas media docena de veces me he colocado un dorsal. En la última competición me encontré que no sabía cuales eran mis ritmos ni mis umbrales de carrera. Por otro lado me lo pasé bien volviendo a correr y además me quedé con ganas de más. Entreno durante demasiadas sesiones solo y además lo hago por mi cuenta. El pique sano que a veces surge cuando se hace en compañía y la falta de un asesoramiento técnico adicional parece que son alguna de las causas para no encontrar esa chispilla.
Es difícil encontrar competiciones de triatlón en agosto, las opciones suelen ser pocas y distantes geográficamente. Pero en Tarragona, el próximo 11 de agosto se compite en distancia olímpica, un día antes se hará en sprint. Así que durante la primera jornada estaré por el Port de Tarragona cubriendo el evento con Eurotri como fotógrafo y al día siguiente lo haré como competidor, aunque habrá otro compañero haciendo las fotos.
Un triatlón olímpico en el que las pretensiones son hacer un entreno de calidad, transicionar, poder nadar en aguas abiertas en competición por fin, hacerlo lo mejor que pueda y encontrar esa motivación competitiva que nunca viene mal, sobretodo en pleno verano y con el Challenge de Calella a dos meses vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *