Crònica: Marxa de Bonesvalls 2019

Volvía a esta marcha de la que guardo un buen recuerdo. En el año 2015 la corrí junto a Lydia y me gustó mucho. Ambiente muy familiar, buen trato al corredor, cerquita de casa y asequible para el ritmo de entrenamientos que llevo en los últimos años.

En esta ocasión el culpable de engrescarme a sido mi amigo Pol, que me dijo que se había apuntado con unos compañeros del trabajo porque hace unos meses que le ha picado el gusanillo de la carrera. Pensé que era una buena ocasión para colgarme un dorsal ya que últimamente no lo hago demasiado.

El día amenazaba lluvia pero al final el tiempo respetó aunque hubo que ir con bastante cuidado porque el suelo y las rocas estaban mojados y eso hacía que hubiera que correr con mucha precaución.

La intención era pasarlo bien. Y lo hice. Disfruté con mi colega y no se me hicieron excesivamente duros los 13 Km con +400 de desnivel que tenía la marcha aproximadamente. Algo menos de un par de horitas que tardamos.

Al llegar un buen reconstituyente fueron les seques amb botifarra y la cerveza con la que nos obsequiaron.

Quizás en próximas ediciones me plantearé volver a correrla pero esta vez con la intención de exprimirme un poco más e ir a por tiempo. Ya veremos. De momento contento y satisfecho de haber competido de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.