Crónica Treparriscos 2014

Seguimos en racha con las actualizaciones. Y esta es la última de mi escasa presencia en eventos deportivos esta temporada. Fugaz y sin ni siquiera fotos. Así ha sido mi paso este año por la Treparriscos, la hermana pequeña de la Quebrantahuesos. Cuatro años seguidos llevo ya acercándome a Sabiñánigo el penúltimo fin de semana de junio y este ha sido el único que no he podido hacer la Quebrantahuesos. Es obvio. Con la falta de entrenamiento y la dureza del trazada, que ya he sufrido muy bien otros años, hubiera sido una osadía bastante imprudente intentar acabar. Y si lo hubiera hecho, creo que hubiera sido contraproducente a nivel psiquico y físico.

Con un par de meses de antelación ya hice el cambio a la Treparriscos, justo la mitad de distancia y con un puerto (y medio). Así que, como me conozco sabía que eso era mucho más asequible a mi estado de forma a pesar de todo. Cien kilómetros los acaba uno sí o sí. Y así fue. De paso me sirvió para conocer una ruta bastante bonita. Fui en bici por sitios que no había ido y descubrí nuevos caminos.

Qué decir de mi carrera. Sufrí mucho a pesar de tomármelo con muchísima calma. Sin referencia ninguna pues iba sin cronómetro ni cuentakilómetros pero contento. La subida a Cotefablo bien. Con recompensa de avituallamiento tras coronar. Otra cosa fue la subida al tunel de Fiscal. Pero una vez pasado, la bajada a Sabiñánigo es genial para ir a la máxima velocidad. Contento de estar rodeado y arropado de mi familia en un día que ya es un punto rojo en el calendario.

El año que viene espero repetir la Treparriscos de nuevo pero esta vez acompañado de una persona muy especial que jamás ha montado en bicicleta… Ya contaré por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *