Estrenando zapatillas de ciclismo: Northwave Tribute Triathlon

Quizás la parte que más he descuidado de mi equipación sea el calzado para la bici. Tanto es así que tan solo he tenido unas zapatillas en todo el tiempo que llevo practicando triatlón. Hasta ahora he tirado siempre con mis primeras calas, unas de la marca b’twin del Decathlon. Feas, pesadas, lentas de colocar y de poca calidad. No obstante ahí han estado durante decenas de miles de km dándole a los pedales. Y han cumplido su función. Hasta que ha llegado el deseado momento de jubilarlas.
En su momento me las compré con la intención de salir del paso, con la ilusión del debutante y la esperanza de cambiarlas rápido. Pero van pasando los meses y es de aquellas cosas que no sabes por qué pero sigues conservando. Se le acaba dando prioridad a otros productos en la equipación y nunca las renuevas. Y dicho sea de paso, sobre calzado ciclista para el triatlón no se ha escrito tanto como del usado para correr, trajes de neopreno, bicicletas, grupos, productos de nutrición deportiva, compresivos, acoples, ruedas, cubiertas… Como si fuera un elemento olvidado pero a la vez muy importante para nuestra comodidad aunque se renueve muy poco. La verdad es esa, porque a parte de las piezas de plástico para encajar a los pedales poco más se suele estropear.
Gracias a unos ahorrillos que he conseguido juntar me he hecho con unas nuevas Northwave Tribute Triathlon, unas zapatillas convencionales para el ciclismo de carretera que como su nombre indica, son específicas para el triatlón, es decir, para las transiciones. Y ahí radica la principal importancia de este tipo de zapatillas. 
Si hasta el momento mis transiciones al subir y bajar de la bici no vienen siendo míticas, supongo que con estas zapatillas tampoco van a ser espectaculares, pero seguro que algo mejorarán. Estas zapatillas tienen la presilla de cierre con velcro que se abre hacia afuera, así no roza con las bielas ni los platos si está desabrochada. Es ideal para meter y sacar el pie rápido y con comodidad mientras estan colocadas en el pedal. Con mis antiguas B’twin eso era una maniobra muy arriesgada. Tiene agujeros para evacuar el calor y ventilar el pie, así, cuando no se llevan calcetines, al salir del agua el pie se seca rápido y además en verano no se pasa calor.
Aún no las he podido probar muchos kilómetros ni he transicionado con ellas, así que apenas tengo perspectiva para opinar. Pero ya puedo decir que, comparándolas con las antiguas B’twin son mucho más cómodas, se colocan más rápido y mejor y la sujeción del pie, y sobretodo del talón es más firme. Son menos pesadas y con una suela de carbono que da la sensación de transmitir más fuerza al pedaleo. Preveo que me ayudarán a ganar algún que otro segundo en competición, eso casi seguro.
En cuanto al precio suelen estar entre los 140 y 160 euros, pero yo las conseguí en Wiggle por 107 euros. Aquí una breve reseña en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *