Sesiones en aguas abiertas

Durante estos días de vacaciones mis entrenos se han visto reducidos a la mínima expresión. Como el plan diario suelen ser varias horas de playa, con el mar y las boyas todo el día delante, nunca faltan las gafas de natación en la mochila y algunos largos para desentumecer los músculos de toalla y hamaca. Voy sumando metrillos en el mar a falta de competiciones que me hagan nadar aguas abiertas, después del intento fallido de este domingo en Andorra. Normalmente hago unos cientos de metros desde Gavà a Viladecans o a Castelldefels y vuelta resiguiendo la costa, unos 30 a 50 minutillos a lo sumo. El agua parece una sopa, el neopreno y el gorro sobran y por suerte las medusas este año no han tenido mucho protagonismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *