Test de Cooper, mejor de lo que esperaba

Hoy hemos hecho un test de Cooper. Tenía bastante miedo de que mi rodilla no pudiera aguantarlo, pero ya en el calentamiento la sensación ha sido buena.

Después a correr al límite durante los doce minutos de la prueba he completado 3ooo metros y acabado con 185 pulsaciones. Teniendo en cuenta que en un mes apenas he corrido nada, estoy satisfecho porque me esperaba hacer una peor marca y porque iba con la idea de que la lesión me iba a acabar retirando del test, pero la verdad es que no me ha dolido nada durante la prueba y como mínimo ya tengo una referencia personal para batir.

El dolor ha venido después, cuando he empezado a trotar muy suave para descalentar, así que he parado. Después me seguía molestando, pero mucho menos que en otras ocasiones. Es una paradoja que me haga mucho más daño yendo suave que a tope.

En definitiva, que la semana que viene volveré a visitar el fisioterapeuta para seguir con la recuperación. Lenta, pero recuperación al fin y al cabo. Hasta que un buen día el dolor desaparezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *