Una hora diaria de ejercicio es solo el 4% de tu vida

Como ya conté en una entrada anterior, los imminentes cambios en mi vida parece ser que me van a dejar un margen mucho más amplio de tiempo para poder reencontrarme con el deporte. Con esas estaba, ensartando varios días seguidos de entreno cuando me topé con un artículo que hablaba de los grandes progresos que se pueden hacer dedicando tan solo un 4% de nuestras vidas al deporte, o lo que es lo mismo, una mísera hora.
Planteado así cualquiera diría que quien no hace deporte es porque no le da la gana o porque tiene un problema que se lo impide. La falta de tiempo no siempre se puede usar como excusa. Pero una cosa es medir el tiempo neto, 60 minutos de actividad, y otra cosa es medirlo en bruto: Preparar la equipación para hacerlo, desplazarse al lugar indicado, ducharse… No solo es una hora, pero tampoco varía mucho la cosa.
Ese tiempo necesario a veces cuesta sacárselo a nuestros quehaceres diarios. Pero una vez se logra integrarlo en una rutina, esa hora encaja sorprendentemente como una actividad diaria más. Lo imprescindible, eso sí, es poder tener la suerte de disponer de unos horarios laborales y de obligaciones ineludibles que nos dejen hueco para poder planificarnos las sesiones de entreno en determinadas franjas. Como autónomo y trabajador por cuenta ajena de manera simultánea, como era mi caso, esa rutina era inexistente y se me hacía demasiado difícil llevar a cabo lo mismo que propongo. No podía seguir ni mi propio consejo…
En cualquier caso, en esta primera semana de reencuentro, he conseguido llegar a ese primer objetivo de invertir un 4% de mi vida a hacer deporte de nuevo. La mejora en mi bienestar mental es increíble y a nivel físico también he notado mejora. Incluso mi lesión de hernia discal me duele menos… Quien sabe si podré dedicar en un tiempo un 8% o más, como antaño. Espero que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *