Semana 33

Una semana de transición y rápida recuperación del B de Balaguer; suave en cuanto a entrenos acumulados, con una particular celebración de la verbena de San Juan que hizo estragos en mi decisión para poder entrenar y que he enmendado con otros quehaceres más mundanos para así resarcir el remordimiento y la culpa generados por la falta de sudoración en los poros; aunque el calor y el bochorno han llegado y esto último ha sido más una necesidad fisiológica que un resultado del esfuerzo físico.

En definitiva, un día festivo y un fin de semana poco aprovechados en lo referente a entrenos para cacabar con una sesión de relajación, 5600 metros de agua y 60 km sobre la bicicleta en 6 horitas netas. Ésta semana que entra me voy a atrever con algo de carrera a pie, que tengo abandonada salvo en las competiciones, y intentaré incrementar también el volumen sobre las dos ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *