Con todo no se puede

Hay semanas en las que se puede entrenar más y otras en las que no tanto. Por suerte no es por falta de ganas que escojo la segunda opción y me consuelo pensando en que el tiempo que no puedo dedicar al triatlón lo dedico a cuestiones útiles e ineludibles. No hay que desesperar, con paciencia vamos avanzando. El triatlón es un deporte muy exigente en cuanto a dedicación y además un vicio. Pero lo importante en el fondo es no ceder un milímetro y no tener la sensación de perder el tiempo, tanto en el deporte como en cualquier cosa en la vida.

La semana que entra pinta regulera. Por un lado me voy tres dias de colonias con los crios así que no habrá posibilidad de entreno. Pero a partir del miércoles a la tarde ya podré hacer algo. Y después puente. A ver que cuánto sumo al final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.